“Como vuestra opinión es lo más importante, iremos publicando poco a poco vuestros testimonios. Son muchas las palabras de agradecimiento, nos hacéis sonreír”

“Quería llevar a mi hija al ortodoncista porque sus dientes estaban apiñados, varios amigos y compañeros de trabajo me hablaron de esta clínica y de lo contentos que estaban con el trato y el resultado. Lleve a mi hija y en unos meses me animé yo también a tratarme. El resultado de ambas de 10.”

Alicia

“Quería corregir mi sonrisa pero a mi edad no me veía con brackets. En la primera consulta, Iñigo me habló de las alternativas más estéticas y no puedo ser mejor decisión. Invisalign es cómodo, nadie lo nota y mis dientes se han alineado como yo quería”.

Aritz

“Siempre he pensado que todos los ortodoncistas trabajan igual, como si compras un coche en un concesionario u otro, pero estaba equivocado. Tras un tratamiento de ortodoncia en otra consulta conseguí alinear mis dientes pero al de tiempo comencé con fuertes dolores en la articulación de la mandíbula. Después de visitar diferentes especialistas, el cirujano maxilofacial me habló de Iñigo que gracias a su formación me podría ayudar. Sin muchas esperanzas pedí una consulta, me explicó lo que me ocurría y entendí qué estaba pasando. Volví a tratarme pero esta vez teniendo en cuenta cómo mi articulación manda sobre mi mordida. Actualmente mi sonrisa es completa ya que los dolores han remitido al 100%. Eternamente agradecido.”

Félix

“Soy profesor universitario y el mismo día que me pusieron mi Invisalign estuve toda la tarde dando clase sin que nadie se diese cuenta”.

Joaquín

“Me faltaban varias piezas dentales y quería colocarme implantes. Mi dentista me comentó que primero necesitaba abrir más el espacio porque después de tantos años se habían movido los dientes ocupando ese hueco. En unos meses Iñigo abrió el espacio y mi dentista me colocó los implantes. Gran trabajo en equipo.”

Pilar

“Trato muy cercano y flexibilidad, parece mentira que con el miedo que me ha dado siempre el dentista me haya sentido tan cómoda”.

Marga

“Quería colocarme brackets pero me echaba para atrás que se me vieran. Los brackets linguales fueron la solución, nadie se cree que lleve aparato.”

Macarena