Institución Universitarias Mississippi

Especialistas en brackets linguales

Con la ortodoncia lingual nadie sabrá que llevas ortodoncia. Los brackets van colocados en la superficie interna de los dientes y esto hará que lleves un aparato invisible para todo el mundo.

¿Qué es la ortodoncia lingual?

La ortodoncia lingual es una técnica que se utiliza para alinear los dientes sin que los brackets paciente se puedan ver desde el exterior. Su funcionamiento es muy sencillo: la ortodoncia se coloca en la cara dental interna de los dientes, quedando la parte exterior de los dientes completamente libre.

Este tipo de ortodoncia sirve para la gran mayoría de problemas en la alineación. Generalmente, es la alternativa elegida por muchas personas que dan importancia a su imagen y quieren que nadie sepa que llevan un tratamiento de ortodoncia.

La duración del tratamiento es variable, aunque suele durar una media de entre 18 y 24 meses, siendo necesarias, durante el tratamiento, las visitas periódicas al especialista.

Contáctanos

Tipos de ortodoncia lingual

Los diferentes tipos de ortodoncia lingual se diferencian por el tipo de bracket y las marcas comerciales. Los más habituales son:

1. Brackets de incógnito

Están hechos para amoldarse a una determinada pieza dental y son lo más planos posible para hacerlos cómodos a la dentadura del paciente. Están fabricados con una aleación de oro, que reduce las posibilidades de sufrir cualquier tipo de reacción alérgica.

2. Brackets linguales de autoligado

Esta opción está compuesta por unos alambres de metal que se van ajustando de forma automática a lo largo de todo el tratamiento. Ofrecen una experiencia más cómoda y satisfactoria al paciente, pues reducen, de forma sustancial, las visitas periódicas al dentista y las consecuentes molestias.

3. Sistema estándar de ortodoncia lingual

Es el sistema tradicional. Los brackets tienen unas características estándares. Es decir, se adhieren a la superficie dental de cada paciente, pero no son personalizados. Este sistema es, en general, menos eficaz que los dos anteriores, por lo que se suele emplear para movimientos menores y más sencillos.

Ventajas de la ortodoncia lingual

Estética. La primera ventaja de la ortodoncia lingual es que prácticamente no se ve, lo que tiene prestaciones estéticas para quien la lleva. Nadie notará que tienes puesto ningún tipo de ortodoncia. Tampoco modifica la forma de la dentadura y, en consecuencia, del rostro.

Es eficaz. De nada sirve que la ortodoncia lingual sea estéticamente atractiva si no sirve para conseguir su principal objetivo: corregir la alineación de los dientes. En este sentido, esta técnica es totalmente eficaz desde el primer momento y se empiezan a notar los resultados en los primeros meses. De hecho, la ortodoncia lingual es muy satisfactoria para el paciente, ya que los resultados se perciben muy rápidamente.

A medida. Los brackets se fabrican a medida de las necesidades y características de la dentadura del paciente. Son totalmente personalizados lo que incrementa su efectividad y su comodidad.

Reduce el tiempo de tratamiento. Dado que la colocación de brackets se diseña expresamente para la dentadura del paciente. Un mejor asentamiento del bracket mejora la eficacia y la precisión de los movimientos y reduce el tiempo necesario para la corrección del problema.

Fases del tratamiento de la ortodoncia lingual

1. Estudio del caso. Antes de iniciar el tratamiento de ortodoncia lingual, la clínica realizará un estudio personalizado para conocer la situación actual de la dentadura y los objetivos del paciente. Para ello, se llevará a cabo una serie pruebas (escaneado digital, estudio fotográfico y radiológico, historia clínica) a través de las cuales el especialista podrá diseñar un tratamiento preciso y personalizado para cada paciente.

2. Información al paciente sobre los detalles del tratamiento. En la segunda fase, se informa con claridad al paciente sobre el tratamiento que se seguirá, así como todos sus detalles.

3. Una vez aceptadas las condiciones por parte del paciente, comienza la fase activa de la ortodoncia lingual. Su objetivo es eliminar o corregir el apiñamiento dentario y las discrepancias verticales con la colocación de la ortodoncia. Esta fase suele durar entre 18 y 24 meses y, una vez finalizada, los dientes se encontrarán perfectamente alineados y funcionales.

4. Revisiones periódicas. Servirán para valorar el avance de la ortodoncia y para ajustar los elementos para lograr una mayor eficacia. Esta fase puede durar entre 6 meses y dos años.

5. Retirada de la ortodoncia, cuando se consiguen los objetivos determinados en la fase 1 se procede a la retirada de los brackets linguales.

6. Fase de retención. Una los dientes están perfectamente alineados y se ha retirado la ortodoncia se colocarán unos retenedores para garantizar que la posición de los dientes permanece perfecta.

Normalmente hay una etapa más intensiva de uso de los retenedores que suele ser entre 3 y 6 meses después de retirar la ortodoncia, tras lo cual se suele mantener su uso de una manera menos intensiva para evitar desplazamientos dentales. Existen varios tipos de retenedores siendo las férulas a medida de uso nocturno y los retenedores fijos los más usados.