Reapertura de nuestra clínica

Muelas del juicio y ortodoncia

Muchos pacientes, amigos y familiares me preguntan a menudo sobre las muelas del juicio. «Doctor, he notado que desde que me han salido las muelas del juicio se me han montado los dientes, ¿Es posible?» o «Antes tenía los dientes bien, pero con los años se me han ido apiñando los dientes, sobre todo los de abajo, ¿Tengo que quitarme las muelas del juicio?» o incluso, «Terminé mi tratamiento de ortodoncia y tenía los dientes perfectos, pero desde que me han salido las muelas del juicio se me han vuelto a torcer».

Vayamos por partes para tratar de responder a las dudas e inquietudes sobre las muelas del juicio de muchas personas con el mayor rigor y amplitud posibles.

Es común que las personas se extraigan las muelas del juicio antes de que causen problemas. Sin embargo, es mejor realizar revisiones dentales rutinarios para monitorear la salud dental en lugar de extraer las muelas del juicio cuando no hay nada malo con ellas. Generalmente, el desplazamiento de los dientes con la edad no es causado por las muelas del juicio.

¿Las muelas del juicio afectan a los brackets?

En general, la respuesta es no. Pero es importante consultar al ortodoncista para determinar si debes tomar medidas específicas respecto a tus muelas del juicio y cómo esto puede afectar tu tratamiento ortodóntico.

Bueno doctor, si no tengo sitio para los dientes, ¿No se pueden quitar las muelas del juicio y utilizar ese espacio para alinear el resto?

La observación tiene todo el sentido, pero normalmente resulta muy complicado emplear el hueco de la extracción de las muelas del juicio para mover toda la dentición en sentido posterior, por lo que esta solución es muy raramente empleada.

Muelas del Juicio y minitornillos en Ortodoncia

No obstante, con la aparición de los minitornillos en la Ortodoncia moderna, que son como pequeños «postes» o «microimplantes» que se colocan en los maxilares como auxiliares del movimiento dental, a veces se prescribe la extracción de los cordales (muelas del juicio) y se aprovecha el espacio generado tras ésta para alinear el resto de los dientes; si bien este procedimiento se realiza cuando se dan una serie de características específicas para la corrección la mordida. No en todos los pacientes se puede emplear ese espacio para corregir el apiñmiento.

¿Tengo que quitarme las muelas del juicio para que los dientes no se me muevan con el tiempo?

La respuesta es NO.

No se prescribe, como norma general, la extracción de los terceros molares para evitar un rebote o recidiva del apiñamiento dental, es decir, no se quitan las muelas del juicio para evitar que los dientes se muevan con el tiempo. La razón es muy sencilla: la tendencia general en la ortodoncia actual es colocar un retenedor fijo superior e inferior (un fino alambre pegado a los dientes por su cara interna) que, si se revisa regularmente, evitará que los dientes varíen la posición conseguida con la ortodoncia, por mucho que las muelas del juicio «empujen» los dientes, hecho que, como ya comentamos en la entrada anterior, ni siquiera está claro que sea así.

¿Cómo se sacan las muelas del juicio?

La extracción de las muelas del juicio es una de las intervenciones más comunes en la actualidad y se realiza normalmente con anestesia local en la consulta del dentista.
Si hablamos del procedimiento para realizar la extracción de las muelas de juicio, existen diferentes técnicas o intervenciones para sacar las muelas del juicio dependiendo de cada paciente.
Por ejemplo, se suele crear un orificio para poder llegar a la raíz de la muela, incluso en algunos casos se corta la muela en pequeños trozos para poder llevar a cabo su extracción.
Es habitual aplicar puntos de sutura en la encía tras la extracción, y hay que tomar medidas en el caso de que existan efectos secundarios como dolores leves en las encías o dolor al masticar, siendo aconsejable tomar analgésicos para tratar los síntomas temporalmente.

¿Provocan las muelas del juicio el apiñamiento dental en los incisivos?

En primer lugar, no está demostrado científicamente que las muelas del juicio causen apiñamiento por sí solas. Los dientes tienden a apiñarse con el paso de los años, especialmente los incisivos inferiores, y a veces coincide con la época en la que suelen o deberían erupcionar las muelas del juicio, por lo que clásicamente se ha dicho (y a muchos odontólogos todavía les parezca razonable afirmar) que las “muelas del juicio producen el apiñamiento de los dientes”.

No obstante, se ha comprobado que los dientes se montan a la misma edad y en el mismo grado en gente que no tiene muelas del juicio, lo que no tendría mucho sentido si la afirmación anterior fuera verdadera; y la presión de empuje que se supone que harían dichos terceros molares sobre el resto de la dentición nunca ha podido medirse, ni aún con aparatos extremadamente sensibles. Por lo tanto, en principio, la afirmación de que los cordales (muelas del juicio) generan el apiñamiento dental no parece ser cierta a tenor de lo observado hasta la fecha.

En todo caso, es un tema muy controvertido y siempre sujeto a revisión.

Lo que está más que demostrado es que la cara, los huesos y los maxilares no dejan de cambiar, crecer y evolucionar con el paso de los años, aunque sea de modo residual y mínimo, y esta maduración tardía parece ser el factor que más contribuye al apiñamiento progresivo de los dientes con el paso de los años, incluso pasados los 30 ó 40 años.

Extracción durante el tratamiento de ortodoncia.

Muchos pacientes se extraen las muelas del juicio antes del tratamiento ortodóntico, pero la mayoría no sabe que también se pueden extraer durante el tratamiento. Los brackets pueden ser un tratamiento efectivo para las muelas del juicio impactadas, reposicionándolas verticalmente. Sin embargo, en situaciones donde no hay suficiente espacio para el crecimiento del diente impactado, puede ser necesario extraer la muela del juicio.

En conclusión.

Si estás considerando iniciar un tratamiento de ortodoncia y tienes muelas del juicio, es importante que consultes a un ortodoncista experimentado. La evaluación cuidadosa de la posición y el estado de las muelas del juicio permitirá determinar si es necesario extraerlas antes de comenzar el tratamiento. En nuestra consulta, evaluaremos cuidadosamente tu caso y te daremos la mejor solución para lograr una sonrisa perfecta y saludable.

Recuerda que la extracción de las muelas del juicio, cuando es necesaria, puede ser fundamental para el éxito de tu tratamiento de ortodoncia.