¿Cuales son las causas del desgaste dental?

Causas del desgaste dental y cómo solucionarlo

Con el paso del tiempo todo en nuestro cuerpo envejece y por lo tanto, también lo hacen nuestros dientes. El desgaste dental se define como la pérdida de tejido del diente, comenzando por la parte más dura del mismo, el esmalte y pudiendo llegar a la más blanda llamada dentina. Esta pérdida de grosor no debe preocuparnos pero debemos estar atentos y acudir al odontólogo para que busque el origen del mismo. Esto puede deberse a diversos factores como hábitos perjudiciales, estrés, mala oclusión o incluso erosiones químicas, como reflujo, vómitos o exceso de consumos ácidos.

 

¿Cuáles son las causas de desgaste de los dientes?

Bruxismo: El término bruxismo hace referencia al rechinar de dientes, que se puede producir tanto por el día como por la noche, como consecuencia de apretar los dientes superiores con los inferiores. En muchas ocasiones la mandíbula se mueve de forma inconsciente presionando los distintos dientes y llegando a producir graves daños en nuestra salud.

El bruxismo suele provocar dolor en los músculos faciales, la articulación de la mandíbula y en los dientes, causando el aflojamiento de piezas o su desmejoramiento. Cuando al despertar sentimos que tenemos fuertes dolores faciales, dentales, de cabeza y del cuello, es muy probable que se deban al bruxismo. Para solucionarlo existen las férulas de descarga, hechas a la medida a la dentadura del paciente, se utilizan al dormir, para amortiguar la fuerza que genera el bruxismo

 

Abrasión

El deterioro es causado por agentes externos. La abrasión es un desgaste patológico debido al efecto de los jugos gástricos y ciertos alimentos, especialmente los ácidos. Cuando el esmalte entra en contacto con un ácido no se recomienda cepillar los dientes automáticamente, se debe beber agua y dejar pasar unos minutos para que el pH de la boca se normalice antes del cepillado.

 

Fricción del cepillado:

No se debe ejercer demasiada fuerza en el cepillado, es recomendable usar un cepillo suave y un dentífrico que no lleve agentes abrasivos. Con la fricción se desgasta sobre todo el cuello del diente, una zona bastante delicada ya que su estructura es un tejido más blando y la hace más vulnerable al desgaste y la sensibilidad dental.

 

Atrición

Es la pérdida gradual de los tejidos duros como resultado de la actividad masticatoria. Pueden existir diferentes grados de atrición dental: fisiológica, intensificada y patológica. Esta última es un desgaste de uno o más dientes debido a disfunción o malposición de los dientes.

¿Cómo podemos corregir el desgaste dental?

Lo determinante es realizar un estudio de la causa que lo provoca, de esta forma podremos distinguir el tipo de tratamiento a realizar.

Si es un problema de Atrición, el paciente deberá someterse a un tratamiento de ortodoncia que corrija las distintas malposiciones dentarias.

En caso de que el bruxismo sea la causa de los desgastes, lo ideal es emplear una férula de descarga que evite las consecuencias derivadas de apretar los dientes de manera involuntaria. En muchas ocasiones la ortodoncia puede ayudar a corregir los problemas de bruxismo, ya que una oclusión desajustada puede acelerar el desgaste dental.

En casos de desgastes muy severos, puede estar indicada la colocación de coronas o carillas dentales para devolver la estética de la sonrisa.

 

Tratamientos para rejuvenecer tus dientes desgastados

Hay multitud de opciones para que los dientes tengan un aspecto más joven. Como pueden ser las prótesis dentales, los puentes o los implantes dentales.

Tenemos la idea de que los aparatos dentales son solo para los más jóvenes pero no es así. Recolocar los dientes en personas maduras es algo que cada día se está haciendo más.

Los pacientes restauran su dentadura con brackets o, la mejor opción para los que ya no son adolescentes son los alineadores transparentes. Una opción discreta con la ortodoncia invisible en bilbao, personalizada para cada paciente.

 

Carillas y coronas dentales para restaurar dientes desgastados

Si un diente se ha debilitado tanto que ya no se puede restaurar, lo mejor será una corona dental. Se colocan tras la preparación y adecuación del diente para que sea cómodo para el paciente.

Darán una apariencia de boca cuidada y muy estética, tanto coronas como carillas. Además de tener ventajas prácticas a la hora de morder los alimentos.

Las fundas dentales son una buena opción para restaurar dientes desgastados.