Refinamiento de invisalign

El tratamiento de Invisalign es un sistema de ortodoncia invisible con el que logramos corregir la posición de tus dientes. Para ello, empleamos alineadores o férulas transparentes y removibles que se fabrican a medida de cada paciente. El tratamiento lo completamos con lo que se conoce como refinamiento de Invisalign. Hay diferentes sistemas de ortodoncia invisible, y en nuestra consulta usamos varios de ellos, ya que dependiendo de las necesidades de cada paciente algunos de ellos funcionan mejor que otros.

Invisalign es un procedimiento que se ha vuelto muy popular en los últimos años por su eficacia, su seguridad y su nivel de comodidad. Resulta perfecto para aquellas personas que desean mejorar la apariencia de su sonrisa sin tener que utilizar los sistemas de ortodoncia convencional.

¿Qué es el refinamiento de invisalign?

El refinamiento de Invisalign es un proceso que nos permite ajustar y mejorar los resultados obtenidos con los alineadores transparentes de este tratamiento. Una vez que se completa la fase inicial de Invisalign, es muy habitual que aún queden ciertos ajustes a tener en cuenta para conseguir la sonrisa deseada por el paciente. Para solucionar esto, empleamos el refinamiento.

Durante el proceso de refinamiento, se diseñan y se fabrican nuevos alineadores personalizados que se ajustan mejor a la dentadura del paciente. Estos nuevos alineadores son un poco diferentes a los originales y están diseñados para solucionar cualquier problema o cualquier ajuste que aún no hayamos podido conseguir. Se realizan individualmente y están supervisados por el ortodoncista, indicando cuáles son los cambios que queremos realizar.

¿Para qué sirve el refinamiento de invisalign?

El refinamiento de Invisalign es, por tanto, un proceso mediante el cual ajustamos y cambiamos los alineadores transparentes para mejorar el tratamiento de ortodoncia invisible. Una técnica que se utiliza para corregir cualquier problema y con la que logramos perfeccionar la posición de los dientes hasta alcanzar los resultados finales deseados.

Así pues, lo solemos emplear para mantener por más tiempo la sonrisa del paciente y refinar todas las pequeñas imperfecciones que aún existan durante el tratamiento. De esta forma, conseguimos que tus dientes queden totalmente perfectos y alineados.

¿Cuáles son los pasos para realizar la etapa de refinamiento con invisalign?

En primer lugar, se retiran los ataches y se realiza un nuevo escáner intraoral. Esta primera cita de la etapa de refinamiento Invisalign tiene como objetivo tomar todos los registros necesarios para poder solicitar los alineadores con nuevos ataches. En definitiva es como “comenzar” el tratamiento desde la situación en la que están los dientes en ese momento. Una situación mucho mejor que la inicial pero en la que todavía son necesarias pequeñas modificaciones.

En tres semanas aproximadamente se produce la segunda cita del refinamiento, pero no olvides que en los días anteriores a tu nueva visita deberás llevar tu último alineador, las fundas de refinamiento, durante 22 horas diarias.

En la segunda cita recuerda aclarar todo lo que tengas pensado hacerte. Si quieres realizarte un blanqueamiento, un empaste o cualquier otro tratamiento necesitaremos saberlo para proceder en el orden adecuado.

En ocasiones pueden ser necesarios diferentes refinamientos según la complejidad que tenga la mordida del paciente.

Ten en cuenta que, sin este refinamiento, los dientes pueden volver a su posición original transcurrido un tiempo. Además, este sistema también puede solucionar problemas que hayan podido surgir durante el tratamiento inicial, como por ejemplo que se hayan producido movimientos inesperados en los dientes o problemas de mordida.

¿Qué pasa después del refinamiento con invisalign?

Al terminar el tratamiento, colocaremos los aparatos de retención. Estos pueden ser fijos (pegados a los dientes por su parte interna), removibles (de quitar y poner, muy similares a los alineadores), o una combinación de ambas. El tiempo que tienes que llevarlos depende del paciente, pero en general los retenedores removibles deben usarse entre 8 y 10 horas durante la noche.

Ten en cuenta que el trabajo realizado no solo servirá para que tu boca se vea bonita, sino para mantener una correcta función.