Dientes en el paladar, ¿Qué hacer?

Cuando hablamos de dientes en el paladar nos referimos a la presencia de dientes en el maxilar superior llamados también dientes incluidos. A continuación te explicamos causas, síntomas y tratamiento.

¿Qué es un diente incluido?

Un diente incluido es aquel que permanece en el interior del maxilar o en la mandíbula (maxilar inferior) de manera total o parcial porque se ha detenido o retrasado su periodo normal de erupción.
Los dientes incluidos por orden de frecuencia son las muelas del juicio o terceros molares (periodo de erupción entre 18-25 años) y los caninos o colmillos (periodo de erupción oscila entre 9-10 años los inferiores y entre 11-12 años los superiores).

En el caso de los caninos incluidos en el maxilar, su incidencia es 20 veces superior que en la mandíbula y es el doble de frecuente en mujeres que en hombres y en un 8% de los casos sucede en los dos caninos a la vez.

Causas.

La erupción es un proceso coordinado y una alteración local, sistémica o bien genética pueden causar interrupciones en este. Las razones sistémicas incluyen deficiencias endocrinas por ejemplo hipotiroidismo o enfermedades febriles. La existencia de factores locales, uno o la combinación de varios de ellos, son:

• La macrodoncia: diente de mayor tamaño al habitual, impidiendo su erupción por falta de espacio.
• Arcada dentaria insuficiente en longitud para alojar los dientes. Es un efecto de la evolución de la especie humana: debido a la dieta cada vez más blanda se ha ido reduciendo el volumen de los maxilares y con ello el número de dientes.
• Pérdida temprana del canino temporal con el cierre del espacio por el movimiento del incisivo lateral y del primer premolar.
• Infección por caries de dientes temporales.
• Localización anormal del diente.
• Quiste que impide la erupción del diente.
• Perturbaciones en la secuencia de erupción dental.
• Traumatismos previos en la zona.
• Dientes supernumerarios. Son dientes “extras” que se forman de manera adicional y no permiten la erupción natural de otros dientes.

Diagnóstico.

Se basa en:

• Evaluación clínica.
• Ausencia del diente permanente o retención prolongada del temporal.
• Ausencia de un bulto canino labial normal observado durante la palpación, presencia de un bulto en el paladar.
• Migración o desplazamiento del incisivo lateral.
• Verificación radiográfica.
• La ubicación precisa de los caninos afectados y la determinación de su relación con los incisivos adyacentes y las estructuras anatómicas es la parte del proceso de diagnóstico y es esencial para la valoración con éxito del tratamiento.

Complicaciones.

La presencia de un diente incluido en el paladar puede provocar migración de los dientes vecinos con pérdida de espacio de la arcada dental, mala oclusión dental, formación de quistes o tumoraciones, reabsorción de las raíces de los dientes vecinos, infecciones particularmente con erupción parcial provocando pericoronitis más frecuente en molares y dolor referido.

Tratamiento.

El tratamiento dependerá de la voluntad del paciente, la existencia de síntomas y del riesgo-beneficio del tratamiento.

La extracción de muelas del juicio o tercer molar es muy frecuente. No obstante, en un tercer molar incluido habrá que valorar la localización y los riesgos de su extracción. La cirugía será más o menos complicada dependiendo del grado de inclusión:

• Inclusión completa
• Parcial
• Si la muela se encuentra a nivel subgingival.

En el caso de la inclusión de caninos en el paladar, supone la necesidad de un tratamiento combinado de una ortodoncista y un cirujano.

La labor del cirujano es poder colocar un bracket en el diente incluido, y el ortodoncista será el encargado de “tirar” de ese diente para llevarlo con ortodoncia a su posición con respecto al resto de los dientes.