¿Mordida Invertida o Mordida Cruzada Anterior?

Para entender qué es la mordida invertida es necesario tener claros ciertos aspectos de la anatomía de la boca. La mordida invertida o mordida cruzada anterior es un problema ortodóncico bastante más común de lo que cabría esperar.

Los pacientes que sufren esta afección oral tienen sus dientes superiores situados por detrás de los dientes inferiores. Esto ocurre cuando ejercen las acciones básicas de la mordida. Los problemas de de funcionamiento de la boca para quienes padecen esta condición son importantes. A veces, con un sencillo tratamiento de ortodoncia es posible solventar estos casos.

La mordida cruzada o invertida, es una maloclusión relativamente frecuente, y requiere un tratamiento precoz, debido a las consecuencias negativas que tiene en la salud de la persona que la padece.

En una oclusión normal, los dientes de la arcada superior, muerden por fuera respecto a los dientes de la arcada inferior. Cuando los dientes del maxilar superior engranan por dentro respecto a los dientes inferiores, decimos que existe mordida cruzada.

Puede afectar a un solo diente, a varios o a todos ellos.

¿A qué se debe la mordida cruzada?

La mordida invertida es una condición que puede estar causada por una variedad de factores, como por ejemplos problemas dentales, esqueléticos, funcionales o una combinación de estos.

Origen dentario

La mordida cruzada puede ser consecuencia de problemas puramente dentales. Estos pueden surgir debido a una disposición anómala de los dientes, la pérdida prematura de las piezas de leche que lleva a que los dientes permanentes erupcionen en posiciones incorrectas, o la erupción dental irregular que puede provocar que las piezas superiores e inferiores no se alineen correctamente.

Problema esquelético

La mordida invertida también puede ser el resultado de un problema esquelético. Esto significa que la condición es causada por el desarrollo anormal de los huesos maxilares.

Malos hábitos

Las funciones o hábitos orales inadecuados también pueden contribuir a la formación de una mordida invertida. Estos hábitos pueden incluir la succión del pulgar, el uso prolongado del biberón, la respiración bucal debido a alergias, y las alteraciones en la deglución.
Todos estos pueden cambiar la forma en que los dientes y los huesos maxilares se desarrollan, llevando a una mordida cruzada.

Causa mixta.

En ocasiones, la mordida invertida puede ser causada por una combinación de problemas dentales, esqueléticos y funcionales.

Por ejemplo, un niño puede tener una predisposición genética a un maxilar estrecho (problema esquelético) y también succionar el pulgar (problema funcional).

Consecuencias de la mordida invertida.

Si no se trata, la mordida cruzada puede causar una serie de problemas, incluyendo el desgaste anormal de los dientes, la pérdida de hueso alrededor de los dientes, la asimetría facial, y problemas de la articulación témporomandibular como dolor y disfunción.
También puede afectar tu capacidad para morder y masticar eficientemente.

Soluciones para la mordida invertida.

En este sentido, si se padece algún problema ortodóncico, sea el que sea, es conveniente acudir a nuestras clínicas dentales.

Cuanto antes valore el odontólogo la situación será mejor para buscar una solución. Los problemas ortodóncicos infantiles suelen ser mucho más sencillos de reparar.

Hay que tener en cuenta que, durante el periodo de crecimiento, para el dentista infantil será más fácil programar cambios en la boca, consiguiendo así que los dientes nazcan más sanos desde el principio.

Además, la etapa pediátrica es el momento perfecto para corregir los problemas de mordida invertida en niños.

En el caso de la mordida anterior cruzada en adultos, la visita al odontólogo también es muy importante. Nunca es tarde para solucionar cualquier problema bucal. Nuestros dentistas ofrecen diagnósticos claros, con los posibles tratamientos a llevar a cabo para corregir cualquier afección que esté limitando la funcionalidad de la boca.

Tratamiento para la mordida invertida.

Son muchos los tratamientos dentales que se pueden plantear para corregir defectos en la mordida, evitando así las consecuencias que esta afección oral plantea. La elección de un tratamiento dental u otro va a depender de cada caso en particular. De ahí la importancia de que sea un odontólogo el que valore al paciente.

La causa que origina la mordida invertida es la clave para plantear el procedimiento a llevar a cabo en la clínica de ortodoncia.

El ortodoncista llevará a cabo una revisión exhaustiva de la boca, realizando moldes de los dientes, así como radiografías dentales, que sirven para confirmar el diagnóstico de mordida cruzada anterior. Tras esto, los posibles tratamientos van a depender de la causa real de la patología.

En ocasiones será necesario expandir el maxilar para, posteriormente, hacer algún tratamiento de ortopedia en los niños usando elementos para poder estimular el crecimiento del maxilar superior hacia adelante. En niños de hasta 9-10 el aparato de lección suele ser la máscara facial. A partir de los 12 años se emplean expansores específicos que van sujetados al hueso maxilar con minitornillos lo que hace que el efecto sea más específico sobre el hueso. Y en el paciente adulto la solución puede ser con tratamientos de ortodoncia o con tratamientos de ortodoncia combinados con cirugía ortognática.

Como hemos mencionado anteriormente, hay que hacer un estudio individualizado del paciente para valorar el tipo de problema y en consecuencia el tipo de tratamiento a ese problema.

La ortodoncia es uno de los tratamientos más utilizados para estas afecciones bucodentales.

Hay que tener en cuenta que padecer una mordida traumática es bastante perjudicial para la salud bucodental. En este sentido, la mordida invertida puede llegar a generar una afectación negativa del hueso que da soporte a los dientes. si el hueso alveolar está limitado en sus funciones puede provocar algunos problemas orales de carácter importante.

Para disfrutar de una sonrisa sana es esencial visitar al dentista periódicamente. Además, aquellas personas que no tengan todas sus funciones orales en perfecto estado deben acudir a la clínica dental para ponerse en manos de odontólogos expertos, que puedan ofrecer los tratamientos dentales más apropiados, que puedan garantizar la salud de su boca.