Reapertura de nuestra clínica

Alineadores dentales online: una práctica emergente con muchos riesgos.

La estética en ortodoncia está en pleno auge y la oferta de tratamientos es muy amplia. Numerosas empresas venden férulas y otros elementos por internet, muchas veces sin garantía de calidad. La falta de supervisión profesional tiene consecuencias.

La Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO) advierte de los riesgos asociados de comprar alineadores dentales por internet. De hecho, han crecido las denuncias de problemas graves en los dientes.

“En los últimos días se están descubriendo una gran cantidad de casos de pacientes que han sufrido graves consecuencias al optar por tratamientos de ortodoncia ofrecidos por internet, sin la supervisión ni prescripción de un profesional cualificado”, explican los portavoces de la SEDO. También indican desde la Sociedad que “es fundamental comprender que la boca es un sistema complejo que requiere atención especializada y seguimiento continuo por parte de un profesional cualificado”. Los tratamientos de ortodoncia “sin la supervisión adecuada pueden resultar extremadamente perjudiciales para la salud bucodental”.

En los últimos años, la demanda de estética en la ortodoncia ha aumentado mucho y existen técnicas, como la ortodoncia lingual o los alineadores transparentes, que satisfacen las necesidades de los pacientes y nos permiten tratarles sin alterar la estética de su sonrisa durante el tratamiento de ortodoncia. Recientemente han aparecido diferentes empresas que ofrecen la posibilidad de adquirir kits de alineadores transparentes que el paciente recibe para tratarse en su domicilio sin ninguna supervisión profesional.

La ortodoncia mediante férulas transparentes es un tratamiento de salud bucodental, no solo de estética, y debe estar planificado y supervisado periódicamente por el ortodoncista, que es el profesional especialista en este tipo de técnica. Además, cada caso debe ser diagnosticado previamente, para lo cual es necesario ver al paciente de forma presencial, no solo a través de una webcam o de fotografías.

Evaluación global

Cuando una persona acude al ortodoncista, este no va a mirar exclusivamente el alineamiento de sus dientes, sino que valorará de forma global su estética facial y la de su sonrisa, la función masticatoria y la salud de sus dientes y encías. Indicará además al paciente si debe realizarse algún tratamiento odontológico previo a la ortodoncia, como podría ser un empaste, hacer una limpieza dental, un tratamiento periodontal para las encías o la extracción de algún diente si fuera necesario.

Después le realizará las pruebas necesarias como son las fotografías, radiografías, cefalometrías, montaje en articulador y escaneado intraoral, para hacer un correcto diagnóstico y planificar su tratamiento. Este tratamiento se le explicará al paciente con todo detalle y se le darán las distintas opciones que tiene para llegar al objetivo previsto: brackets metálicos, brackets de porcelana, brackets linguales o alineadores transparentes. Cualquiera de las técnicas ortodóncicas, incluidos los alineadores transparentes, requiere del seguimiento periódico por parte del ortodoncista, que tiene que ir realizando las modificaciones y ajustes necesarios durante todo el tratamiento.

Los riesgos ocultos.

La comercialización de los alineadores trasparentes para que el paciente realice el tratamiento en su domicilio, sin la debida supervisión de un ortodoncista, entraña un gran riesgo para su salud. Sin esta supervisión, el tratamiento puede tener los siguientes riesgos para la salud bucodental del paciente:

• Alteración en la oclusión.
• Dolores articulares (dolor en la mandíbula).
• Desgaste dental por el mal contacto de los dientes sí.
• Problemas estéticos por una inadecuada valoración de la estética facial y dental del paciente.
• Recesión de encías.
• Movilidad dentaria.
• Reabsorción de las raíces de los dientes.
• Pérdida de dientes.

Estos riesgos “subrayan la importancia crítica de buscar siempre la guía y supervisión de un profesional cualificado y experimentado para cualquier procedimiento ortodóncico”.

Los expertos de la sociedad reiteran que los tratamientos de ortodoncia “deben ser prescritos y supervisados por ortodoncistas u odontólogos cualificados, quienes tienen el conocimiento y la experiencia necesarios para evaluar adecuadamente cada caso” y ofrecer el tratamiento “más adecuado” para cada paciente.

«Instamos a la población a informarse y a buscar siempre la opinión de un profesional antes de iniciar cualquier tratamiento de ortodoncia», insiste Pérez Varela. Y agrega que “nuestro objetivo es garantizar la salud y el bienestar de nuestros pacientes, y para ello es esencial acudir a profesionales certificados que puedan ofrecer la atención y seguridad necesarias».

Si se realiza, por ejemplo, un tratamiento mediante férulas transparentes adquiridas por internet a un paciente que tiene periodontitis (piorrea), puede provocarle una pérdida severa e irreversible del hueso y la encía que rodea sus dientes. Sin embargo, si ese mismo paciente acude a una clínica dental, se le recomendará un tratamiento periodontal previo a la ortodoncia para conseguir que tenga unas encías sanas. De esta forma, al realizarse su tratamiento de ortodoncia posterior al tratamiento periodontal, convenientemente planificado y revisado por el ortodoncista, obtendrá notables beneficios en la salud de su boca, mejorando asimismo el pronóstico a largo plazo de sus dientes y encías. El mismo paciente tratado de distinta manera llegará a un destino completamente diferente.