brackets para adultos en bilbao

Ortodoncia en adultos

Si sonríes con vergüenza y eres una persona adulta, puede que creas que ya no tienes edad para iniciar un tratamiento de ortodoncia. Sin embargo, te sorprenderá saber que uno de cada tres pacientes que acuden a la consulta son adultos que han decidido mejorar la estética y funcionalidad de su sonrisa.

Para adaptarse a sus necesidades, los brackets en adultos resultan mucho más discretos. Por ello, atrás han quedado los antiestéticos métodos tradicionales asociados a niños y adolescentes, así que la ortodoncia en adultos es un sistema más atractivo. Gracias a una demanda cada vez más creciente por parte de personas adultas, han surgido nuevos sistemas de ortodoncia prácticamente imperceptibles e igual de eficaces que les permite hacer vida normal. Pero ¿qué métodos hay en la actualidad y cuál es su eficacia en adultos?.

¿Cuándo es el límite de edad para poner brackets?

¿Te has preguntado alguna vez si existe un límite de edad para el tratamiento de ortodoncia? Afortunadamente, la respuesta es “no”. La ortodoncia busca mejorar la sonrisa, y la boca en general, de pacientes de todas las edades: niños, adolescentes y adultos. Y son precisamente las personas mayores las que, en los últimos años, han mostrado un mayor interés por su propio bienestar y belleza, optando por acudir al ortodoncista para solucionar sus problemas bucales.

Pero, ¿cuándo podemos hablar de ortodoncia o brackets para adultos? En general, se habla de ortodoncia para adultos cuando se completa la dentición permanente y el crecimiento de los huesos maxilares. Esta condición significa que sólo se puede modificar el movimiento de los dientes mediante el uso de brackets. Los brackets no son sólo una solución para el cuidado de los dientes de los niños y adolescentes. Entre otras cosas, los nuevos métodos y soluciones pueden ayudar al paciente a superar la sensación de incomodidad que a veces experimentan las personas que tienen que llevar ortodoncia en la edad adulta. Hoy en día contamos con tratamientos de ortodoncia invisible que son mucho más estéticos y cómodos para los adultos.

¿Por qué una ortodoncia para adultos?

La ortodoncia para adultos utiliza los aparatos para tratar problemas que se refieren principalmente a las maloclusiones dentales. Pero, ¿qué es exactamente una maloclusión? Una maloclusión es cuando los dientes del maxilar superior no están bien alineados con los del maxilar inferior.

Los tipos de maloclusión más frecuentes son:

Diastema: Espacio que existe entre dos dientes próximos. Puede ser aislada y localizada principalmente entre los dos incisivos centrales o extenderse por toda la arcada: cuando hay demasiado espacio entre los dientes.
Apiñamiento: por el contrario, en este caso los dientes no tienen el espacio necesario para crecer a la distancia adecuada, lo que provoca un solapamiento.
Mordida cruzada: cuando los dientes inferiores muerden por fuera de los superiores.
Mordida profunda: los dientes anteriores del maxilar superior se superponen a los del maxilar inferior y los cubren total o parcilamente.
Mordida abierta: se produce cuando los dientes delanteros no se tocan entre sí mientras los dientes posteriores están en contacto. Hay un espacio entre los dientes superiores e inferiores en la zona anterior.

Hoy en día, los avances tecnológicos han puesto a disposición de los usuarios varios tipos de aparatos de ortodoncia que cumplen con los estándares de calidad y estética. Pero, ¿cuáles son los criterios que guían al ortodoncista en la elección del aparato más adecuado?

• Necesidad de tratamiento del problema que presenta el paciente.
• Las necesidades estéticas del paciente adulto, siempre que sea posible tenerlas en cuenta.

Sin embargo, los tratamientos de ortodoncia en adultos son más complejos que los realizados a niños. Por un lado, los huesos maxilares están completamente desarrollados, por lo que no se puede actuar directamente sobre ellos para guiar la correcta erupción de los dientes. Esto sí se consigue a través de un tratamiento de ortodoncia infantil, conocido como interceptiva. Por ello, en aquellas ocasiones en las que hay que corregir malposiciones en los huesos maxilares debemos recurrir a un tratamiento combinado de cirugía ortognática a nivel hospitalario y ortodoncia.

En segundo lugar, es habitual que las personas adultas se hayan realizado otros tratamientos previos a la ortodoncia. Generalmente, se trata de procedimientos orientados a mantener la salud y la funcionalidad de sus piezas dentales: endodoncias, coronas o carillas dentales, implantes… Lo cierto es que no suelen suponer ningún impedimento a la hora de empezar una ortodoncia, aunque en el caso de los implantes hay que estudiar cada caso. Lo más importante antes de colocar cualquier aparato dental es que el paciente cuente con una óptima salud bucodental.

Por este motivo, si sufres la incidencia de enfermedades de las encías (gingivitis o periodontitis) o si tienes algún tipo de afección bucal como, por ejemplo, la caries debes acudir a un especialista para tratarlas previamente. Solo entonces podrás iniciar tu tratamiento de ortodoncia.

¿Qué ventajas tiene la ortodoncia?

Lo comprobarás al poco tiempo de terminar tu tratamiento: una sonrisa bonita te otorga una mayor seguridad en ti mismo. Además de volvernos más atractivos y confiables para el resto de personas, una sonrisa estética supone también una serie de ventajas en cuanto a nuestra salud dental y bienestar general:

• En caso de no tener una oclusión dental adecuada, algunas piezas dentales chocan entre sí.

• Por ello, unos dientes bien alineados evitan el desgaste de las piezas dentales y facilitan tanto la masticación como la digestión de las comidas.

• Además, una maloclusión provoca sobrecargas musculares, dolores de cervicales o migrañas, e incrementa las posibilidades de padecer problemas de bruxismo.

• Por último, unos dientes alineados facilitan nuestra higiene bucodental: al no haber dientes apiñados, existe un mejor acceso a todos los recovecos de nuestra boca.

¿Cuál es el mejor tratamiento de ortodoncia para adultos?

Todos los tratamientos están indicados para corregir prácticamente cualquier problema de maloclusión. La elección de uno u otro dependerá de la importancia que demos a dos aspectos esenciales: el precio y la estética del tratamiento. El aparato dental más convencional y barato son los brackets metálicos. Al igual que el resto de tipos de brackets, los metálicos van realizando, de manera progresiva, pequeños movimientos hasta que los dientes alcanzan la posición adecuada. Si bien es el método más asequible, es el que más compromete la estética de las personas. Fruto de la demanda cada vez más creciente de tratamientos de ortodoncia más discretos, han surgido métodos más discretos.

Ortodoncia estética pensada para adultos

Cuando hablamos de métodos de ortodoncia estéticos nos referimos a tres sistemas diferentes:

• Brackets transparentes o estéticos.

• Ortodoncia lingual.

• Alineadores transparentes.

Cada uno de ellos tiene una serie de ventajas frente a los demás que harán que te decantes por uno u otro a la hora de iniciar tu tratamiento.

¿Qué ventajas tienen los brackets estéticos?

Es un método mucho más estético que los brackets metálicos convencionales y supone la opción más barata dentro de los métodos de ortodoncia estética. Se caracterizan por ser cristalinos y traslúcidos, de manera que dejan pasar la luz y, a través de ellos, vemos directamente el color del esmalte del diente. Están realizados en microcristales de zafiro, un material de gran dureza que evita que los brackets se fracturen a lo largo del tratamiento. A diferencia de otros brackets estéticos, como los realizados en plástico o cerámica, no se tiñen ni pierden su transparencia a lo largo del tratamiento. Sin embargo, dentro de los métodos fijos de ortodoncia, debemos destacar los brackets linguales como el sistema más invisible de todos.

¿Qué ventajas tienen los brackets linguales?

La ortodoncia con brackets linguales Incognito es el método más estético y el único 100% invisible. Los brackets van cementados en la cara interior del diente, por lo que son completamente imperceptibles: nadie notará que llevas ortodoncia. Son los únicos que se confeccionan a medida y fabricados en una aleación de oro, lo que permite que el bracket sea mucho más fino y cómodo para el paciente. Con la fabricación personalizada se consigue una planificación mucho más precisa. Sin embargo, los sistemas fijos de ortodoncia tienen un inconveniente en común: dificultan la higiene dental. En este sentido, son los métodos removibles los que les ganan cierta ventaja.

¿Por qué los adultos eligen alineadores?

Los alineadores transparentes son el método conocido como ortodoncia invisible sin brackets. Se basa en un conjunto de férulas transparentes, prácticamente imperceptibles, que el paciente deberá ir cambiando cada dos semanas. Para planificar el caso, nuestras ortodoncistas diseñan el resultado final de la sonrisa gracias a un software. Con este sistema, es posible confeccionar de una sola vez todas las férulas que el paciente va a necesitar hasta obtener el resultado óptimo. Hay diferentes tipos de marcas comerciales del mismo modo que hay diferentes tipos de marcas de brackets.

En caso de optar por este método, es imprescindible recordar que la eficacia del mismo depende de que lleves puestas las férulas durante, al menos, 22 horas al día. Sin embargo, podrás retirarlas para comer, lavarte los dientes o para acudir a un determinado evento social. Por este motivo, es el método más cómodo e higiénico y el recomendado para aquellas personas afectadas por enfermedades periodontales que deben tener un cuidado especial con sus pautas de limpieza oral. Además, se minimiza la incidencia de llagas o heridas debidas al el roce del aparato con las mejillas o las urgencias dentales a causa de fractura de un bracket.

¿Cuánto dura un tratamiento de ortodoncia para adultos?

Como explicábamos anteriormente, en la edad adulta los huesos maxilares han terminado la fase de crecimiento y los dientes llevan años en una posición fija. Por este motivo, los movimientos resultan más costosos y mediante tratamientos más largos que en el caso de los niños. Siempre serán más cortos los procedimientos destinados a corregir pequeñas malposiciones derivadas de un proceso de retención deficiente. Aun así, la duración de un tratamiento de ortodoncia en adultos oscila entre los 18 meses y los dos años, aproximadamente. Durante este periodo, puedes seguir una serie de consejos para minimizar las molestias derivadas del tratamiento de ortodoncia.